fr | en | es
Acerca del OID | Lista de los miembros | Boletín Electrónico | Contacto | Portada
.
Carlos Cleri

APOSTILLAS SOBRE LA CRISIS


por Carlos Cleri

20 de marzo de 2009

“No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ’superado’... trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla". A. Einstein

• Parece que no resulta fácil caracterizar la crisis actual1, su magnitud y su devenir. Estamos acostumbrados a relacionar lo que nos pasa con experiencias pasadas (vividas o leídas) y recurrimos a referencias (ciclos de Juglar o Kondratieff, crisis del 30, sus remedios y héroes: Rooselvelt, Keynes), y nos alejamos del contexto. Es natural que, emocionalmente, busquemos terrenos o salidas conocidas pero esta crisis no tiene (ni tendrá) semejanza con tiempos vividos por ningún humano que camina sobre la tierra.

• La crisis del 2008, si bien emergió como especulación financiera sobre activos inmobiliarios, no es más que el duro derivado de las dificultades agudas y persistentes que acompañan desde décadas al sistema económico/político actual2 y que fueran mitigadas fugando hacia adelante.

• Su inmensidad va más allá de lo económico poniendo en tela de juicio el modo de convivencia. Deviene de causas y efectos que se enlazan, potencian, interactúan. Los subsistemas económico, financiero, productivo, comercial, energético, alimentario, ambiental, tecnológico, político, militar, social, urbano, pensamiento, moral, ético,..., enfrentan simultáneamente ingentes dilemas; no hay espacio geográfico exento; y no existe confianza en quienes podrían (o deberían) componer el orden (declinante predominio de USA, inoperancia de los organismos internacionales, falta de representatividad de los gobierno locales, carencias de liderazgo).

• En el fondo revolotean trescientos años de capitalismo incapaces de resolver las necesidades elementales de la humanidad (Alimento, Trabajo, Vivienda, Educación, Desarrollo Espiritual y Paz).

• El orden actual pasó por situaciones angustiantes pero nunca llegó a un estado de inestabilidad tan profundo y general. La ampliación sempiterna del sistema (consumismo); la centrifugación concentradora de riqueza en la cúpula y de gente en la base; y las transferencias de la periferia al centro (colonialismo, imperialismo, globalización); permitió la fuga hacia adelante. Pero calmar la fiebre no es curar la enfermedad; sólo se postergaron las tribulaciones que ahora se acumularon al encontrar el punto límite del orden contemporáneo.

• No parece que la situación amerite una solución parcial o temporal; y más allá de las (válidas) cuestiones morales, el actual status quo no puede mantenerse. El sistema se envenenó a si mismo3 y como en otros antiguos órdenes económico-sociales, ahora también los beneficiarios hicieron más por su destrucción que los propios desvaídos.

• Hace tiempo4 que no se pueden sostener los niveles de renta en el sector productivo; porque hay restricciones para incorporar trabajadores marginales que acepten bajos salarios5, mantener reducidas las tarifas de energía no renovable u omitir incorporar a los costos los gastos de sostenimiento ambiental. Nótese además que las corporaciones (y muchas PyMEs de países de altos ingresos) son propiedad de inversores institucionales de extremada voracidad (Fondos de pensión, de inversión o compañías de seguro) que obtienen su renta por diferencia de cotización bursátil y rentabilidad de las acciones; asignando poco valor a lo que hacen las empresas y cómo lo hacen (producción). Ante esta situación aparece la posibilidad de compensar las mermas de rentas a través del desarrollo de negocios financieros apuntalados por el avance de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC’s). Las finanzas dejaron de estar al servicio de la producción para ser un negocio “per se”.

• El sector real, además de estimular los negocios financieros para compensar su baja renta adhirió al juego. Muchas empresas apalancaron su expansión6, proyectada sobre un ’forecast’ de ingresos ¿seguros?, usando su capital en inversiones fijas y tomando capital de giro a tasas bajas. Estrategia que también fue seguida por los gobiernos7. Todo giró sobre olas lúdicas de apalancamientos (casino capitalism). Así fue como la financierización terminó convirtiéndose en un tumor cancerígeno que creció y creció y nadie quiso hacer una biopsia por miedo a comprobar que no era benigno.

• No es la primera vez que se sigue el ciclo de endeudamiento masivo-explosión de burbujas-quiebras generalizadas, sólo que esta vez se suma a la atrofia terminal del modo de producción y distribución imperante.

• Recordamos con dolor el estallido de la primera burbuja especulativa, cuando los excedentes financieros derivados de la crisis del petróleo fueron colocados en los sedientos países en desarrollo, que se endeudaron para evitar las secuelas sociales de la crisis8, y terminaron atenazados por el interés compuesto de su deuda y un mercado mundial poco demandante. Luego vinieron los take-over de grandes firmas (“junk bonds”); los arbitrajes especulativos de moneda; las burbujas inmobiliarias de Texas y de los países asiáticos; nuevas crisis de endeudamiento de la periferia; violentas fluctuaciones bursátiles; caída del mercado de las punto-com; juegos especulativos sobre commodities (mercado a término de petróleo, cereales y oleaginosos); las hipotecas sub-prime y la explosión de derivados.

• Las burbujas fabricaron riqueza virtual9 y al estallar se mudaban a otro negocio para fundar un nuevo hongo. La especulación sobre el mercado inmobiliario fue la gota que encontró el límite del sistema. Desde allí los efluvios burbujeantes se desvanecieron con la misma velocidad con que nacieron. Los alimentadores positivos se convirtieron en negativos. Se quebró la confianza. El impacto psicológico provocó un efecto dominó (crisis hipotecaria, de los bancos de inversión, de los mercados de capitales, de la banca comercial, de la economía real, de los Estados,...)10. Paralelamente, la sensación de pobreza profundizó la recesión; y la demanda se aplastó por las pérdidas de empleo y el temor a ser despedidos o ver reducidos los ingresos.

• La caída de consumo redujo los ingresos de empresas (ventas) y gobiernos (impuestos), con la entrada masiva en insolvencias contagiosas (corte de la cadena de pagos). Corporaciones y Estados importantes comenzaron a zozobrar y su hundimiento hace prever un tsunami sobre países con situaciones sociales previamente comprometidas. El tumor está generando metástasis en todo el cuerpo económico y sus efectos más devastadores todavía no se han visto.

• Diversas recetas propondrán: los poderosos y especuladores que presionarán a los gobiernos para que le devuelvan el valor de su riqueza ficticia; los que negaron tres veces la crisis, la recesión y el tránsito a la depresión; los que siguen creyendo que esta es una tribulación financiera más, con repercusión sobre la economía real; y los que culpan a los codiciosos y corruptos11. Escucharemos solicitudes de: que los gobiernos estaticen las pérdidas y realicen salvatajes masivos de bancos empresas o deudores; mayor regulación financiera; respuestas proteccionistas; intentos de que otros paguen la fiesta (especialmente el Tercer Mundo y los ciudadanos de a pie de los países centrales); aumento de regulación financiera; recetas neo-keynesianas (incluyendo guerras que, de paso, aseguren el control de recursos vitales: petróleo, agua, minerales); creación de Derechos Especiales de Giro (DEG) o de un Banco Central Mundial, etc. Es más, muchas salidas significan apagar fuego con gasolina; asistimos a un renovado empapelamiento del mundo con monedas que no podrán sostener su valor12, y que, saliendo de la recesión impactarán fuertemente sobre los precios. De todas formas todas las medidas conocidas hasta ahora sólo consagran la impunidad y alcanzarán, en el mejor de los casos, para retrotraer tímidamente, la situación al estado de inicio de nuevas burbujas.

• Cuando miramos la historia, las salidas de trances anteriores son páginas que se dan vuelta rápido, pero representan décadas y hasta centurias de búsqueda de un nuevo orden (que también será inestable y caótico). No sabemos cuando se establecerá ni cómo será o cuáles serán los costos; pero nos encaminamos ciertamente a un nuevo orden en reemplazo de un modo de producción y distribución que no pudo garantizar el albergue razonable de la actual población mundial, ni asegurar que no se siga destruyendo la naturaleza, pudriendo el aire el agua y la tierra, o abusando del uso de energías no renovables. Las fuerzas en pugna dirán si será mejor o peor que éste. El desafío será volver a poner al hombre en el centro de la escena y hacer que la economía y la tecnología se subordinen a su bienestar13. Cada uno deberá ubicarse para pujar donde sus principios demanden.

Una breve mirada a la Argentina.

• Argentina no puede eludir el impacto de la crisis global; no hay desacople posible para nadie, pero: el debilitado lazo con el sistema financiero mundial luego del “default”, atemperó el impacto de ese jirón de la crisis; y aunque será fuerte el golpe que recibiremos por la recesión; el reducido grado de apertura de nuestra economía y la baja dependencia del empleo a las exportaciones, hacen que los tiempos que vendrán
serán difíciles pero posibles de manejar con políticas precisas14.

• Es cierto que pujas internas hicieron que se desaprovecharan momentos favorables y que cuando se tuvo que pasar el modelo a sintonía fina (plan productivo y ambientalmente sustentable, reforma impositiva, reforma y mejora en la distribución de la riqueza y el ingreso, reforma financiera, fortalecimiento institucional y recuperación del federalismo, formación para el trabajo, mejoras de infraestructura...) no se hizo; pero dada la gravedad de la crisis obliga a dejar para más adelante la revisión del pasado15, es necesario bajar las tensiones y conflictos sectoriales o de reparto, e ingresar a un tiempo de diálogo social con participación directa de los ciudadanos y sus representaciones institucionales (partidos políticos, representaciones gremiales, organizaciones de la sociedad civil), que tenga como agenda: definir objetivos estratégicos y políticas, organización institucional y recursos a aplicar para superar de la mejor manera la crisis, encarar las asignaturas pendientes descriptas en el punto anterior para componer un orden más justo y solidario para los que vienen.

• Este documento es un llamado para que todos, en cada lugar, formen círculos de debate que, acordados colectivamente, acierten en las soluciones requeridas.

El sutor, Carlos Cleri, entre otros cargos ha sido Jefe de Gainete y Subsecretario de Comercio Exterior del Ministerio de Economía de la República Argentina.

Su correo electrónico es Carc1950@gmail.com


1 El presente documento tiene como objetivo bajar a lo cotidiano la presentación de una crisis cuya magnitud transformará nuestra vida. El documento ofrece una serie de conceptos puntualizados para facilitar su debate. He evitado la profusión estadística para hacerlo más amigable, pero quedan a disposición para la discusión académica formal que no rehuyo. Quiero mencionar con respeto algunas fuentes de inspiración: J..Beinstein, S.Amin, I.Wallerstein, P.Krugman, H.Jaguaribe, L.Fortino, G.Soros, R.Boyer. La dirección de mail que aparece en el membrete es una invitación al diálogo.

2 Capitalismo de mercado/democracia republicana, civilización, sistema-mundo, orden occidental, etc.

3 Entre otras cosas al comprimir la demanda por saturación en los niveles superiores e imposibilidad en los inferiores.

4 Desde el ingreso en la fase B del ciclo de Kondratieff sobre el segundo quinquenio de los ’60.

5 Rurales, mujeres, niños, del Tercer Mundo, del ex-Segundo.
6 Estas decisiones se tomaron sobre la base de la elaboración de presupuestos basados en “forecast” de venta que consideraron seguros pero fallaron en una realidad de patinaje descendente de la mayor parte de os negocios mundiales.

7 Parecido al modelo de estafa de Bernard Madoff en que los ingresos futuros pagan las tasas comprometidas. Si bien no quiero entrar en este documento en cifras estadísticas quedan a disposición algunos datos alarmantes de relación deuda/producto, derivados/producto mundial, apalancamiento bancario. Como muestra, Estados Unidos tiene una deuda con residentes del exterior similar a su PBI, Irlanda debe 10 veces lo que produce por año, UK casi cinco, Francia más de dos veces, Alemania y España año y medio7. La mayoría de los países industrializados tienen escasas reservas; algunos poseen permanentes cuentas corrientes en rojo (USA, UK, Italia, España) y también déficit fiscal abultados.

8 Y para otros usos menos ponderables. Es preciso asumir que la corrupción es parte inherente de los sistemas dependientes para facilitar el flujo de fondos al centro. Los efectos de este endeudamiento aún perduran en las transferencias que se realizan anualmente a los acreedores y en las secuelas de los consecuentes salvatajes con imposiciones realizados por el FMI.

9 La fortuna de unos está basada en deudas de otros, y en muchos casos sustentada en una espiral retroalimentante que sólo se sostiene por la confianza, el miedo y la creencia de que lo que se tiene puede llamarse riqueza.

10 A la reducción directa por merma de ingresos se sumó la elevación del ahorro para enfrentar al futuro. La sociedad norteamericana que durante largo tiempo consumió todo su ingreso comenzó a ahorrar desde el II trimestre del 2008. El PBI norteamericano cayó en el 2008 un 6,2%;y dado que representa el 25% del PBI mundial, provocó efectos son devastadores; por lo que no nos debe asombrar que en muchos lugares se hable de depresión generalizada. Entre el II y IV trimestre del ’08 los norteamericanos perdieron un PBI de riqueza acumulada (un sexto de su stock s/ el Household Net Worth que mide la FED, que toma propiedades inmobiliarias, bursátiles, etc. menos deudas). La propiedad por caída de las bolsas del mundo se redujo en un 50%. Hubo Bancos que perdieron más del 90% de su valor (City, RBS, Barclays). El índice de confianza del consumidor en USA se halla en el nivel más bajo de la serie que se inició en los ’60.

11 Como si el sistema no estuviera basado en el individualismo, el egoísmo y la codicia.

12 Hoy la única moneda aceptada es el dólar, se especula con que el Euro no podrá mantenerse; pero cuál es el destino de un dólar sin respaldo real y bastardeado por emisiones sin límites. 13 La economía nacida para servir al hombre puso a éste a su servicio y la tec
nología terminó acompañando a la ublicidad en una desviación consumista incapaz de dar respuesta a las necesidades de bienestar humano o reemplazar
pcompetitivamente el uso de energías no renovables que ponen en peligro el hatitat.

14 Varios sectores se resentirán (automotriz, suntuarios y commodities industriales: aluminio, acero, petroquímica), pero el fuerte de las exportaciones (alimentos) al tener menos elasticidad/ingreso se debilitarán menos (y ya se asumió la educción de su valor especulativo). Llamo políticas precisas a las que sean eficaces para mantener el nivel de empleo y producción y eficientes en la aplicación de los recursos que serán escasos.

15 Que siempre debe hacerse para evitar los daños de los sistemas de impunidad y marchar hacia sistemas de confianza.


^^^
Este sitio Web es albergado por el servidor independiente y autogestionado |DOMAINE PUBLIC|,
u es realizado con el sistema de publicacion |SPIP|, bajo LICENCIA DE SOFTWARE LIBRE (GPL).
.