fr | en | es
Acerca del OID | Lista de los miembros | Boletín Electrónico | Contacto | Portada
.
ATTAC Argentina

Palabras clave

Banco del Sur, una estrategia para la independencia


por ATTAC Argentina

7 de junio de 2007

Recientemente, seis países Latinoamericanos ( Argentina, Bolivia , Brasil, Ecuador , Paraguay y Venezuela) han acordado el lanzamiento del Banco del Sur. La fecha estipulada ha sido el 26 de junio próximo.

ATTAC Argentina desea resaltar la importancia de la creación del Banco del Sur, puesto que el mismo podría ser un instrumento que se inserte a contracorriente de la liberalización financiera de los países de Latinoamérica y, de esta forma, tener la potencialidad de cambiar la relación de nuestra América con el mundo financiero.

Como primera cuestión, podríamos convenir que la situación actual de la región es inusual, ya que está recibiendo una fuerte cantidad de divisas proveniente de los altos precios de sus exportaciones, y del cada vez más incesante flujo de remesas familiares desde los países desarrollados.

Ello ha permitido acumular, excepcionalmente, un alto nivel de Reservas Internacionales, que en el caso de los seis países mencionados llega a los 160.000 millones de dólares.

La segunda cuestión, es que estas Reservas están nominadas en divisas de los países desarrollados, y depositadas en instituciones financieras de los mismos, con lo cual nuestros países están financiando a los países desarrollados y a sus instituciones financieras.

Esta situación es más preocupante aún, pues, como indica Eric Toussaint , presidente del Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, iniciativa de la cual participa ATTAC Argentina , gran parte de esas reservas van a financiar al país más endeudado del mundo, los Estados Unidos, mientras que la deuda en los países en desarrollo sigue creciendo en el tiempo, y les genera una fuerte dependencia con instituciones financieras internacionales, en especial el FMI. Si bien algunos de los países, como Argentina y Brasil han cancelado la totalidad de su deuda con ese organismo, siguen asociados, con las responsabilidades y deberes que ello requiere. En este punto se pregunta Toussaint, ¿para qué le sirve a Venezuela ser miembro del Banco Mundial y del FMI, si estos organismos están totalmente controlados por Estados Unidos, Japón y la Unión Europea ?.

Como tercera cuestión, aparece la diferencia de rendimiento entre las Reservas Internacionales de nuestros países (4 al 5% rinden los bonos del Tesoro de EEUU) y que, reiteramos, van a financiar a los países desarrollados, y los intereses que pagan nuestros países por su endeudamiento, que ronda entre el 8 al 10%

Surge entonces la importancia de utilizar estas Reservas Internacionales para el fortalecimiento de la región, y allí nacería el interés de los mandatarios en crear el Banco del Sur que, a futuro, también podría ser el banco emisor de una moneda común de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR)

Imaginar una Latinoamérica que utiliza su propio Banco para financiarse sin depender del FMI o del BM, podría pasar de ser una utopía a una posibilidad concreta.

De la misma forma que el Banco del Sur puede hender una cuña en el entramado financiero de las relaciones internacionales, debe ser acompañado de políticas globales que permitan la consolidación de un nuevo modelo de relaciones políticas, sociales y económicas, y esto último estaría en estrecha relación con los avances en el proceso de una integración alternativa, ya sea mediante el fortalecimiento del UNASUR, como del ALBA.

Y aquí aparece el tema de la misión del Banco del Sur. Algunos piensan en la creación de un fondo anticíclico que permita auxiliar a los países ante ataques especulativos o crisis financieras externas. Sin embargo, la historia reciente indica que la cantidad de divisas requeridas para parar una crisis puede ser infinita. Por ello esta función debe ser solamente excepcional, y ser utilizada conjuntamente con otras herramientas más idóneas para evitar los embates especulativos, como los controles de cambio, encajes a las inversiones externas de corto plazo y otras restricciones a los capitales especulativos, ya que el eje de las crisis financieras de muchos países ha sido la extrema liberalización de sus flujos financieros.

Pero también el principal objetivo es el de financiar proyectos comunes en infraestructura, especialmente en materia energética, en la industrialización de las economías para que puedan competir eficientemente con el resto del mundo, y orientadas al desarrollo del mercado interno, desarrollo que no se reduce a lo económico sino que se expande a lo social y cultural. La idea es fomentar la reconversión productiva en los países miembros.

Un Banco en el cual el poder de voto será igualitario, es decir, no dependa del capital aportado como sucede en otros organismos multilaterales.

Todas estas condiciones, al igual que los apoyos y reticencias que recibe, muestran que este proyecto puede exceder las cuestiones relativas a un organismo de financiamiento multilateral, y lo que estaría en juego es una nueva estrategia de política regional de raíz distinta a la aplicada por los organismos financieros internacionales. Con el Banco del Sur se puede llegar a disputar una porción de hegemonía, que los organismos internacionales y los países industrializados que los dirigen no cederán fácilmente. Por tal motivo, desde ATTAC - Argentina saludamos esta iniciativa, la cual, dada la trascendencia de los temas en debate, deberá contar con la participación de la ciudadanía. Es decir, aspiramos a que se establezca un diálogo constructivo entre todos los actores sociales hacia una Integración que apunte al supremo objetivo de la unidad política, social y económica de nuestra América.


^^^
Este sitio Web es albergado por el servidor independiente y autogestionado |DOMAINE PUBLIC|,
u es realizado con el sistema de publicacion |SPIP|, bajo LICENCIA DE SOFTWARE LIBRE (GPL).
.