fr | en | es
Acerca del OID | Lista de los miembros | Boletín Electrónico | Contacto | Portada
.
Alejandro Rebossio

China pone a disposición de Argentina US$ 10.200 millones


por Alejandro Rebossio

31 de marzo de 2009

La Argentina consiguió ayer un salvavidas financiero chino de US$ 10.200 millones, para utilizarlo si lo necesita en casos de iliquidez y pérdida de reservas internacionales ante la crisis mundial y ante la debilidad del peso frente al dólar. Los presidentes de los bancos centrales de la Argentina (BCRA), Martín Redrado, y de China, Zhou Xiaochuan, firmaron anteanoche un preacuerdo en Medellín, donde finalizó ayer la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aunque la noticia sólo se conoció ayer a través de un despacho de la agencia de noticias estatal china Xinhua en Pekín.

El principio de acuerdo consiste en que, cuando cualquiera de los dos países lo solicite (seguramente será la Argentina, dado que a China le sobran reservas: tiene US$ 2,37 billones), podrá concretarse un swap (intercambio) de monedas entre los bancos centrales por una suma de hasta 70.000 millones de yuanes (que en la actualidad equivalen a US$ 10.200 millones y a $ 37.000 millones).

Cuando la Argentina pida ese dinero, pactará la tasa de interés y la paridad de cambio; después emitirá pesos y los depositará en el Banco Central chino, que, a su vez, colocará en el BCRA yuanes, una moneda que no es fuerte como el dólar y el euro, pero "está en vías de serlo", según se ilusionan en la autoridad monetaria argentina. Se tratará de un canje transitorio por plazos de entre uno y tres años.

El preacuerdo ayudará a asegurar la estabilidad del sistema monetario asiático y contendrá los riesgos financieros originados por la crisis global, según informó Xinhua. Sin embargo, esa agencia también dijo que con este convenio los importadores argentinos podrán pagar los productos chinos en yuanes, y sus pares chinos podrán abonar los bienes argentinos en pesos, sin intermediación del dólar. Sería, así, un acuerdo similar al vigente entre la Argentina y Brasil.

Pero fuentes del BCRA aclararon que este pacto no se parece al de Brasil, aunque no descartaron que fuera el primer paso hacia la desdolarización del comercio bilateral. Redrado explicó a Xinhua: "El acuerdo firmado permitirá generar recursos líquidos en nuestras monedas domésticas para fomentar los intercambios financieros, los intercambios monetarios entre nuestros bancos centrales".

Pero el swap es contingente, es decir, puede ser utilizado o no. "Lo tenemos como un colchón", quisieron aclarar fuentes del equipo del Banco Central, que trajo a Medellín al vicepresidente Arnaldo Bocco y al gerente general, Hernán Lacunza, además de Redrado. "Se tomará cuando sea necesario. Hoy, no. La Argentina no necesita más espaldas con casi 47.000 millones de dólares en reservas", aclararon quienes presumen de haber vendido el año pasado US$ 4000 millones para contener el peso.

En un comunicado de prensa, el BCRA recordó que, "a partir de la crisis global y la volatilidad en los mercados, se han celebrado en los últimos meses una serie de iniciativas bilaterales entre diferentes bancos centrales, como un modo de garantizar el acceso a moneda internacional en caso de eventual iliquidez".

En octubre pasado, ante el contagio de la crisis de Wall Street, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, en la jerga financiera) acordó la posibilidad de realizar swaps con Brasil, México, Corea del Sur y Singapur por hasta US$ 30.000 millones con cada país.

La Argentina no consiguió el swap con Estados Unidos sino con China. Desde diciembre, el Banco Central chino ?cuarto del mundo, tras la Fed, el Europeo y el de Inglaterra? selló acuerdos de swaps por un total de 650.000 millones de yuanes (unos US$ 95.000 millones) con Corea del Sur, Malasia, Indonesia, Hong Kong, Bielorrusia y, ahora, la Argentina, que se convierte así en el primer país latinoamericano que pacta en esta materia con el régimen de Pekín. De este modo, China, tercera economía del mundo, quiere reforzar su presencia en la escena internacional, en competencia con Estados Unidos.

Hace una semana, Zhou ?que vino a Medellín a la incorporación de su país como donante en el BID? propuso que el dólar dejara de ser la moneda única de reserva en el mundo y fuera reemplazado por una versión fortalecida de los derechos especiales de giro (DEG), un activo creado en 1969 por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para complementar las reservas de los países miembros. Pero como esa iniciativa carece del apoyo de Estados Unidos y Europa, China busca convertir al yuan en moneda de reserva regional e incluso en una alternativa en el resto del mundo, según un análisis de la agencia Reuters en Pekín.

Costo u oportunidad
"La Argentina va a trabajar con China en la búsqueda de este tipo de alternativas de buscar nuevas monedas de referencia. Yo no creo que haya una sola moneda de referencia, sino varias", declaró Redrado a Xinhua. Este alineamiento de la Argentina tiene el costo o la oportunidad de tejer una alianza con China, que cada vez más aparece crítica de Washington.

En febrero, en Kuala Lumpur, Redrado y Zhou comenzaron a negociar el preacuerdo, que aún debe ser ratificado por el Gobierno. La presidenta Cristina Kirchner fue puesta al tanto hace una semana, según el equipo del BCRA.

Entre el sector privado argentino que vino a la reunión del BID, Rogelio Frigerio, ex secretario de Programación Económica de Carlos Menem, aseguró que la posibilidad del swap "da más poder de fuego para evitar una mayor devaluación, y además posibilita el pago de parte de la deuda con reservas". Frigerio calcula que este año se necesitará usar US$ 4000 millones del BCRA para cancelar obligaciones. "Este preacuerdo reemplaza la necesidad de acordar con el FMI. Además, es sin condicionamientos. Habrá que ver el plazo y la tasa, pero el monto es importante, casi un cuarto de nuestras reservas", añadió

Publicado en La Nación


^^^
Este sitio Web es albergado por el servidor independiente y autogestionado |DOMAINE PUBLIC|,
u es realizado con el sistema de publicacion |SPIP|, bajo LICENCIA DE SOFTWARE LIBRE (GPL).
.