fr | en | es
Acerca del OID | Lista de los miembros | Boletín Electrónico | Contacto | Portada
.
Rob Urie

EL PAPEL DE WALL STREET EN LA CRISIS DE CHIPRE


por Rob Urie

1ro de abril de 2013

Los recientes acontecimientos en Chipre, la confiscación de los depósitos bancarios que afectarán a los rescates de los grandes bancos privados y la implementación de controles de capital para limitar la velocidad a la que los depósitos bancarios restantes se pueden mover fuera del país, sugieren que la crisis bancaria global está todavía muy presente en la corriente mainstream que presiona a Occidente. La canciller alemana, Ángela Merkel, estableció como marcos respecto a Chipre los problemas que se derivan de una combinación de laxitud fiscal para la que la austeridad económica es la cura y del descontrol de los bancos chipriotas para el que la resolución “interna” es el remedio. Deja al margen el papel que los bancos centrales occidentales, los bancos alemanes, y más ampliamente Wall Street, han desempeñado en la catástrofe económica mundial que continúa desarrollándose.

La causa inmediata de la crisis, la chispa que encendió el fuego, fue que dos de los mayores bancos privados de Chipre fueron encontrados insolventes y con necesidad de "resolución", dándose la circunstancia de que habían recibido depósitos de dentro y fuera del país que excedían la capacidad de éste para resolverlos internamente. La causa de las insolvencias alcanzan a los préstamos que no podían ser devueltos y a los activos de inversión que habían disminuido en valor. La mayoría de las grandes firmas de Wall Street estaban en posiciones similares en el año 2008 cuando, debido a la capacidad de Estados Unidos para producir los fondos para el ’rescate’ ilimitado a través de la ’imprenta’ digital de la Reserva Federal, simplemente se les entregaron los fondos que necesitaban para volver a la apariencia de solvencia. Pero debido a Chipre pertenece a la Unión Monetaria Europea, no tiene esta opción de ’imprimir’ al estilo americano, lo que llevó a la catatonía a sus bancos.

En una serie de movimientos que indican que el BCE (Banco Central Europeo) se ve a sí mismo como libre de culpa de los problemas en Chipre, se convirtieron los préstamos necesarios para el gobierno chipriota en resolución “interna” de los bancos, es decir, los fondos que los bancos necesitaban para sus ’rescates’ tenían que encontrarse en algún lugar y en algún lugar que estaba en las cuentas de los depositantes. El BCE tomo por asalto una parte de las cuentas de los depositantes y aseguró que el resto de ellos tomarán su dinero de la otra parte cuando puedan, por lo que el gobierno chipriota ha establecido controles de capital para manejar la cantidad de fondos que permite salir del país. Los resultados son probablemente una profunda depresión económica que se desarrollará en Chipre y la eventual anulación del proyecto de ampliación de la Unión Europea.

Se ha dejado fuera de esta historia cuál es el papel que los EE.UU. y la Unión Europea han desempeñado como defensores principales del capitalismo financiero neoliberal, el papel de Wall Street, incluyendo grandes bancos alemanes, en la producción de los bienes basura en los que el sistema bancario mundial se sigue ahogando, y las prácticas actuales de extracción económica y la depredación personificada en los acontecimientos que tienen lugar en Chipre. Las teorías económicas del neoliberalismo estaban detrás de la ausencia de controles de capital que habría limitado el tamaño de los depósitos externos en bancos chipriotas a niveles manejables. Los bonos basura estadounidenses respaldados por hipotecas y otros productos financieros “estructurados "creados por Wall Street han encontrado su camino en las carteras de inversión de casi todos los bancos en Europa. Y los esfuerzos de forzar cada vez más las políticas neoliberales sobre los ciudadanos del mundo continúan sin cesar bajo los EE.UU., encabezados por el Acuerdo de Asociación Transpacífico.

Pero limitar la culpa a Wall Street, incluyendo el Deutsche Bank de Alemania, en la creación y venta de activos basura subestima el papel más amplio que el sistema del capitalismo financiero ha jugado en la rodadura de las catástrofes económicas de la “periferia” de la Unión Europea. Los flujos de capital sin trabas han sido una fuente de perturbación económica desde hace varias décadas, pero ellos no son sino aspectos del problema más amplio: el sistema del capitalismo financiero global en sí mismo. Tanto el exceso de crédito bancario creado (privado) como la falta de coordinación de la inversión capitalista hacen del capitalismo financiero una máquina del fin del mundo en la que no hacen falta ni siquiera corruptos y / o incompetentes banqueros detrás de las catástrofes que crea.

La visión económica de la a corriente dominante (capitalista) de la inversión internacional es que el comercio basado en las marcas de un país hace que otro país compre sus productos. La diferencia entre el dinero recibido y los costos de producción-"ahorro" puede mantenerse en su forma original o cambiar por otra moneda. Si el “exceso de ahorro” se queda en un país, por ejemplo, cuando China vendió más bienes a los EE.UU. que lo que compró en la década de 2000, se invirtió en capital buscando un retorno, y esto se supone que ha conducido al crecimiento económico con una inflación baja, la "gran moderación" en la tradición de los economistas. Si este excedente es lo suficientemente grande, dice la teoría, podría incluso llegar a impulsar a una burbuja de crédito, lo que es la versión de la explicación que da la corriente económica principal de la burbuja inmobiliaria en los EE.UU. Pero queda fuera de esta formulación el crédito bancario y la asignación de la inversión en lo que economista Hyman Minsky llamó el capitalismo "administrador de dinero".

Los bancos crean crédito para financiar la inversión relacionada con los desequilibrios comerciales. Varios tipos de banca, banca de inversión y gestión de activos, en particular, existen para facilitar la inversión del crédito bancario creado a nivel mundial. E incluso los banqueros racionales que hacen préstamos prudentes se enfrentan a una "coordinación" de problemas ya que no saben quién más está financiando préstamos similares y qué cantidad de dinero puede invertirse eficazmente en un negocio o región. Añádase a esto el sistema en el que los banqueros obtienen pagos por hacer préstamos que sólo pueden reembolsarse ​​a partir de los valores de activos eternamente ascendentes o que nunca se destinaron a ser reembolsados, las prácticas tras el fiasco de los títulos de propiedad en el Oeste en la década de 2000, y de repente las crisis económico- financieras precipitadas en los últimos 30 años adquieren mucho más sentido.

A través de los bancos y directamente a la "sombra” del sistema bancario el crédito privado ha crecido de manera exponencial en las últimas décadas y ha dado la vuelta al mundo a una velocidad cada vez mayor. La visión de los "excesos de ahorro" de la inversión mundial oculta el papel de Wall Street en la creación y distribución de crédito. Por ejemplo, el Deutsche Bank, el banco alemán más grande, fue uno de los principales creadores y distribuidores de productos financieros basura de Wall Street en la década de 2000. Así es como los bancos crean dinero tanto a través de la financiación de crédito como de los productos financieros que se compran con el dinero así creado, literalmente, una licencia para imprimir dinero. Y tanto la creación del crédito como la producción y distribución de productos financieros basura remuneran a los banqueros extremadamente bien mientras casualmente aumenta el riesgo de una catástrofe económica a través del apalancamiento de flujo de efectivo que ahora se distribuye a nivel mundial.

Más fundamentalmente, reimplantando controles de capitales, la escuela de los "excesos de ahorro" busca soluciones para la gestión de los flujos de capital, y la re-regulación de los bancos y los banqueros, dirigidos a la solución neo-liberal, ambos miran más allá del problema de coordinación fundamental para el capitalismo. El fundamento básico del capitalismo es que los individuos y las empresas capitalistas que actúan de forma independiente en sus propios intereses producen juntos los mejores resultados posibles. La eliminación de los controles de capitales precedió a la serie de debacles económicas vinculadas a las finanzas mundiales y también lo hizo la desregulación de los bancos. Sin embargo, la re-implementación de controles de capital y re-regulación de los bancos, iban a producirse (La ley Dodd - Frank es ineficaz), son la evidencia de que los individuos y las empresas que actúan de hecho por su propio interés, no producen buenos resultados en común. ¿Por qué entonces mantener el "capitalismo" del "capitalismo administrado" cuando sus premisas más fundamentales están en contradicción con el hecho de que el bienestar social sufre si las consideraciones hacia el mismo que están detrás de la "gestión" del capitalismo no son empujados a un primer plano?

Dicho de otro modo, ¿qué mejor sistema podría concebirse para saquear y saquear el mundo que aquel en el que los banqueros llegan a crear crédito, así como los productos financieros que representen derechos sobre los activos "reales" que se puede comprar con ellos? En la actualidad los fondos de cobertura en los EE.UU. están comprando casas a granel a centavos de dólar por vía privada (banco), a partir del crédito que fue utilizado para inflar los precios de la vivienda en un boom alimentado que fue a la quiebra. Los "dueños" de las casas todavía deben decenas de miles de millones a los bancos a pesar de que las han perdido en ejecución hipotecaria y habrá apalancamiento en la adquisición de viviendas a granel (con crédito bancario) para cobrar a los inversores en hedge funds, vendiéndose el valor residual a la sombra de los bancos que han creado "flujo de caja" y que dependen de bajos costes de financiación y de la expansión continua del crédito en los valores residuales de las casas. Y esta misma dinámica se ha estado jugando con el "estado" a través de la Europa periférica a medida que las economías se estrellaron con los bancos (con la ayuda de los bancos centrales y de actores estatales como Ángela Merkel y Barack Obama), comprándose los activos en centavos de dólar a cambio de flujos de efectivo cautivo (servicios públicos de agua y sistemas energéticos).

Pero para ser claros, este sistema también es exactamente destrucción al azar, no una conspiración brillante. A medida que la consolidación de la riqueza en torno a capital financiero se manifiesta, existen maneras claras para pequeños grupos de iniciados conectados de beneficiarse del saqueo económico y el pillaje. Pero el problema de coordinación (comprendido por los economistas capitalistas desde mucho tiempo antes de que apareciese el neoliberalismo) es fundamental tanto para la producción capitalista como, como resultado de la falta de información en lugar del saqueo planificado, para el azar dentro del propio sistema.

Las crisis monetaria asiática de la segundo mitad de 1990 es el resultado de múltiples "gestores dinero" independientes decidiendo al mismo tiempo "invertir" en economías con una capacidad limitada para darles un uso rentable de la producción capitalista. El asunto de la "coordinación" es que si estos gestores de fondos hubiesen conocido la cantidad de dinero que tenían la intención de invertir colectivamente en relación con la cantidad que podría ser absorbido podrían, en teoría, haber tomado la decisión de poner el dinero que no debían poner a “buen uso” en otros lugares, pero ellos no lo sabían. El resultado fue un exceso de inversión, con el dinero invertido en muchos proyectos que no tenían ninguna función útil en la «economía». Una vez que se entiende que el exceso de inversión ha dado lugar a (provocado) una mala inversión, el dinero restante se retira rápidamente dejando cadáveres humeantes donde operan, aunque menos "ricos" en términos occidentales, las economías indígenas que habían existido previamente.

En Europa y en los EE.UU. gran parte de la creciente deuda “soberana” tras las convocatorias de austeridad fiscal se deriva de los gobiernos que cambian pasivos en los balances de los bancos públicos. Tres mil millones de euros de la “deuda pública de Chipre supuestamente provenían de su contribución al rescate del BCE de Grecia”, que de hecho fue para pagar a los bancos y fondos europeos occidentales la cobertura para" inversiones "que habían hecho en bonos del gobierno griego. Los EE.UU. han sido más exitosos que Europa en ocultar los costos de rescate del sistema bancario que finalmente terminan en el balance público a través de programas del New Deal residuales que son buenos escondites para guardar los activos bancarios falsos. Y "estabilizadores automáticos", como el seguro de desempleo federal de Obama, que es en gran medida parte del plan de estímulo republicano, están detrás de la creciente deuda pública que se citan por parte de los partidarios de la austeridad USA como razones para recortar los programas de seguridad social.

Chipre y el resto de la periferia europea afrontan la complicación de haber renunciado a sus propias monedas al pertenecer a la Unión Monetaria Europea. Esto probablemente significa que la Unión Europea, a trancas y barrancas y en diversos escenarios, finalmente se deshará. Pero el otro problema del capitalismo depredador y extractivo de finanzas globales continuará hasta que caiga. Los economistas ortodoxos eventualmente obtienen sus reformas graduales con las crisis en curso y sus nuevas erupciones. Pero de nuevo, ¿cuál es la justificación para "gestionar" un sistema económico cuya premisa fundamental es que funciona mejor cuando se deja sin gestionar?

El capitalismo financiero está fatalmente viciado en la teoría como en la práctica. Su producto final es lo que está ante nosotros: una plutocracia mundial que depende de la captura del Estado, el poder y el control de saquear y saquear lo que provocará, por necesidad, poblaciones cada vez más resistentes. La "moderación" de la posguerra citada por la corriente dominante de los economistas que trabajaron en la medida se logró mediante la limitación de la creación de la deuda privada. Sin embargo, el imperativo de la base del capitalismo financiero está hoy en la expansión infinita de la deuda (privada); ésta es la fuente de su poder político y económico. Aquellos que en los EE.UU. siguen en la división Demócrata / Republicana son ciegos a las mentiras del poder real. Los acontecimientos en Chipre han proporcionado una visión para quienes se preocupan de ver.

Publicado en la revista Counterpunch


^^^
Este sitio Web es albergado por el servidor independiente y autogestionado |DOMAINE PUBLIC|,
u es realizado con el sistema de publicacion |SPIP|, bajo LICENCIA DE SOFTWARE LIBRE (GPL).
.