fr | en | es
Acerca del OID | Lista de los miembros | Boletín Electrónico | Contacto | Portada
.
Eric Toussaint CADTM

Notas sobre la situación en Grecia con la capitulación del gobierno y del parlamento griegos


por Eric Toussaint CADTM

20 de julio de 2015

La capitulación del gobierno y del parlamento griegos frente a los acreedores (Comisión Europea, BCE, FMI...) fue seguida de una serie de cambios rápidos dentro del gobierno. Alexis Tsipras reemplazó 6 ministros y viceministros (miembros de la plataforma de izquierda en el seno de Syriza), que se habían pronunciado en contra del acuerdo del 13 de julio, por miembros de Syriza que sostienen a esta nueva orientación. Alexis Tsipras también le pidió la dimisión a uno de los portavoces del grupo parlamentario. Se trata de Athanasios Petrakos, que también votó no y que había hecho un llamamiento junto a otros 54 diputados (al comienzo eran 49, véase http://cadtm.org/49-deputes-de-SYRIZA-demandent-l) para una convocatoria a un pleno del parlamento para debatir las conclusiones preliminares del informe de la auditoría (presentado al parlamento los días 17 y 18 de junio de 2015). Si el cambio en la composición del gobierno es competencia del primer ministro, no es el caso para la designación de los portavoces del grupo parlamentario de Syriza. Solamente el grupo parlamentario puede tomar esa decisión. Es probable que se produzcan otros cambios, por ejemplo la substitución de la presidente del parlamento que votó contra el acuerdo. Una parte de la dirección de Syriza y, por supuesto, toda la derecha, tienen ganas de deshacerse de Zoe Konstantopoulou que les molesta en su política de sumisión a los intereses de la clase dirigente y de sus acreedores. Pero Zoe Konstantopoulou no tiene intención de renunciar.

Si la presidente del Parlamento es substituida, la cadena de televisión parlamentaria cumplirá de nuevo con su papel tradicional aburridor, la comisión de auditoría será disuelta, o congelada, o bien su composición será modificada. Es también probable que la comisión para las reparaciones de guerra que se le piden a Alemania y la de los memorandos sean, como poco, anestesiadas.

Lo más importante es que Alexis Tsipras y la parte de Syriza que le sigue adoptarán políticas que justifiquen esa inaceptable capitulación. Desde ahora, dependen del aporte de votos de Nueva Democracia, de To Potami y del PASOK para tener una mayoría. Eso podría cambiar si Tsipras replantease su capitulación y provocase una nueva votación al parlamento para rechazar el acuerdo. Quisiéramos creerlo pero francamente parece imposible. Incluso si, como cabe esperar, los 39 diputados, que no votaron a favor del acuerdo, mantienen su posición (lo que sería justo) y rechazan aprobar unas leyes que prolongan y profundizan la austeridad, Nueva Democracia, el principal partido de la derecha (forma parte de la familia política de Merkel, Juncker, Rajoy...) y los acreedores impondrán sus condiciones a Tsipras.

En mayo de 2015, Alexis Tsipras se había comprometido ante el comité central de Syriza a no firmar ningún acuerdo sin una reunión previa de esta instancia de dirección del partido. Y no cumplió con su palabra. Recordemos que durante la reunión del CC del 24 de mayo, 75 miembros habían votado por una radicalización de las posiciones (suspensión del pago de la deuda, nacionalización de los bancos, impuestos a las grandes fortunas, restablecimiento de los derechos de los trabajadores... (Véase http://cadtm.org/Grece-A-propos-de-la-reunion-du). Esta propuesta fue rechazada por 95 miembros. Alexis Tsipras no convocó el comité central entre el 13 y el 15 de julio. El 15 de julio, una decena de horas antes de la capitulación del parlamento, 109 miembros del comité central, o sea una mayoría, firmaron una carta en donde expresaban su oposición al acuerdo del 13 de julio. Los dos principales distritos regionales de Syriza (Atenas y Tesalónica) se habían también pronunciado contra el acuerdo, así como la juventud de Syriza. Seguidamente, más de 10 regiones del partido han hecho lo mismo.

Cuando un dirigente político toma semejante rumbo, el engranaje que se pone en funcionamiento es fatal: la limitación de la democracia en el grupo parlamentario y en el partido se está utilizando para hacer pasar la nueva orientación. El cambio es radical, habrá numerosas consecuencias ominosas. Presentaré en los 10 días que vienen mi explicación de por qué hemos llegado a esta situación sin pretender dar una explicación completa.

En el período en el que hemos entrado, el gobierno será responsable de la prosecución de la violación de los derechos humanos fundamentales en contradicción con las obligaciones internacionales de Grecia. Evidentemente, los acreedores (los gobiernos de los 14 Estados miembros de la zona euro que prestaron a Grecia, imponiendo condiciones inaceptables, la Comisión Europea que los acompaña, el BCE, el FMI) son los primeros responsables de las violaciones cometidas. Pero, a partir de ahora mismo, el gobierno de Alexis Tsipras se convierte en cómplice directo de los acreedores porque se plegó a sus exigencias y porque, como prevé el acuerdo, debe someter todas las leyes y medidas importantes que piensa adoptar a la aprobación de los acreedores. Habrá enfrentamientos entre el gobierno de Tsipras y los acreedores, pero la trampa se cerró y francamente no creo que Tsipras esté listo para dar un giro de 180 º, como debería dictarle su conciencia y que le pide una gran parte de Syriza.

El acuerdo del 13 de julio prevé un aumento de la deuda de más de 80.000 millones de euros. Esta nueva deuda será tan completamente ilegítima, ilegal, odiosa e insostenible como las contraídas por los gobiernos precedentes ya que se acumulará para proseguir con una política de violación de los derechos humanos.

Vuelvo sobre la sesión del parlamento durante la cual se aprobó el acuerdo. Al comienzo de la sesión, la presidente del parlamento propuso que éste se tomara un tiempo para debatir seriamente antes de pasar a la votación sobre el acuerdo. Sin embargo, por un acuerdo consensuado entre Syriza, los Griegos Independientes (ANEL), el PASOK, Nueva Democracia y To Potami (ese nuevo partido de derecha pro instituciones europeas y pro austeridad), el parlamento rechazó esa propuesta y aceptó la demanda de los acreedores de hacer la votación antes de la medianoche del 15 de julio. Eso daba unas 4 horas, aproximadamente, para presentar el acuerdo, dar la palabra a un número muy limitado de parlamentarios y pasar a las votaciones. Durante tres horas, la sesión se desarrolló en ausencia del primer ministro y de una gran parte de los ministros y viceministros. Los dirigentes del PASOK, de Nueva Democracia y de Potami se alegraban del acuerdo a cuya conclusión habían contribuido activamente. Todos declararon que este acuerdo tenía exigencias mucho más duras que las que tenía la anterior propuesta de los acreedores que había sido sometida al referéndum del 5 de julio, en el que esos partidos habían llamado a votar Si. Censuraron a Syriza por haber hecho creer de manera demagógica a la población que era posible salir de la vía de la austeridad. Nueva Democracia y PASOK tuvieron la ocasión incluso de minimizar el desastre causado por sus gestiones del pasado. El portavoz de Amanecer Dorado denunció el acuerdo que no respetaba la votación democrática del 5 de julio, o sea la victoria del No en el referéndum, y explicó que su partido es el único que verdaderamente resiste a los acreedores. El Partido Comunista, que había llamado a abstenerse en el referéndum, denunció a Syriza, rechazó el acuerdo y propuso la suspensión del pago de la deuda... Kamenos, el presidente de los Griegos Independientes, ministro de Defensa, declaró que la aceptación del acuerdo del 13 de julio constituía una «capitulación» (sic), que era el resultado de un «chantaje» (sic) y de un verdadero «golpe de Estado» (sic). Y agrego, como lo cito aquí: «Grecia capitula pero no se rinde» (sin comentarios) y pidió a todos los diputados de la mayoría a votar a favor del acuerdo. Trataba de presionar sobre los diputados de Syriza que se aprestaban a rechazar el acuerdo. Todos los que intervinieron en nombre de Syriza defendieron el acuerdo salvo Zoe Konstantopoulou. El ministro Stathakis a cargo de economía explicó que había tres puntos positivos importantes en el acuerdo:

- La deuda podrá ser reestructurada (aunque, como ya mencionamos aumentará).
- La reducción del excedente presupuestario exigido a Grecia.
- El rescate de los bancos.

Por otro lado, reconoció que el resto del acuerdo contenía elementos negativos. Recordemos que Stathakis había declarado en 2013 que solamente el 5 % de la deuda griega era odiosa. Y es el mismo que el 12 de julio de 2015 afirmó que los diputados de Syriza que no habían respaldado la propuesta de acuerdo avanzada por el gobierno de Tsipras, el PASOK, Nueva Democracia y Potami debían devolver sus actas de diputado. Zoe Konstantopoulou tomó la palabra para decir que el pueblo se había pronunciado contra el acuerdo el 5 de julio y que era necesario respetar ese rechazo (véase su excelente discurso que será publicado en breve).

Alexis Tsipras que se unió a la sesión del parlamento cerca de medianoche finalmente tomó la palabra para explicar que había firmado el acuerdo en una situación de chantaje. Reconoció que el acuerdo era malo pero explicó que, sin embargo, había tres puntos positivos: la deuda que podrá ser reestructurada, los bancos rescatados y el aporte de 35.000 millones de euros en el marco del plan Juncker que debería permitir relanzar el crecimiento en los próximos años. Pero esos tres puntos no son creíbles. El nuevo presidente de Nueva Democracia tomó la palabra para explicar que su partido apoyaba este acuerdo a pesar de que, debido a la irresponsabilidad de Syriza y del gobierno de Tsipras, los acreedores habían endurecido sus exigencias.

Finalmente se pasó a la votación nominal. Todos los parlamentarios de la derecha, es decir PASOK, Nueva Democracia, To Potami y los Griegos Independientes votaron a favor del acuerdo. Todos los diputados del Partido Comunista y de Amanecer Dorado votaron en contra. Los 149 diputados de Syriza se dividieron: 32 votaron en contra (entre los cuales Yannis Varoufakis y Zoe Konstantopoulou), 7 se abstuvieron. El acuerdo fue aprobado gracias a la derecha pro austeridad y a la capitulación de Alexis Tsipras y de una parte de Syriza.

Durante los dos días siguientes, Zoe Konstantopoulou y yo hemos participado en dos conferencias públicas para presentar los resultados prelimares de la auditoría de la deuda. Durante la primera conferencia realizada el 16 de julio en la facultad de economía había más de 350 personas; en la segunda, en la facultad de derecho, asistían más de 250 personas, ambas con una gran mayoría de jóvenes. Los participantes eran unánimemente contrarios al acuerdo.

Es difícil prever cual será la magnitud de las protestas en los próximos meses. La huelga convocada el 15 de julio por el sindicato de servicios públicos (cuya dirección, muy dividida, se compone de miembros de Nueva Democracia, PASOK, Syriza, Antarsya, PC...) no tuvo un seguimiento masivo, lo que era previsible. El 15, por la noche, mientras el parlamento comenzaba a reunirse, los manifestantes de izquierda que protestaban en las calles fueron duramente reprimidos. La policía procedió a decenas de arrestos y una veintena de manifestantes están convocados el 22 de julio ante un tribunal. Se entra en un periodo muy complicado. En esas condiciones tan difíciles, será necesario reforzar nuestra solidaridad con el pueblo griego.


^^^
Este sitio Web es albergado por el servidor independiente y autogestionado |DOMAINE PUBLIC|,
u es realizado con el sistema de publicacion |SPIP|, bajo LICENCIA DE SOFTWARE LIBRE (GPL).
.