fr | en | es
Acerca del OID | Lista de los miembros | Boletín Electrónico | Contacto | Portada
.
Víctor Isidro Luna.

Resumen del libro. Build it now. Socialism for the twenty - first century de Michael Lebowitz, 2006, Monthly Review Press, New York, pp. 127. Construyámoslo ahora. El socialismo para el siglo XXI, 2007, Centro Internacional Miranda, Caracas, pp. 115.


por Víctor Isidro Luna.

6 de marzo de 2008

Resumen del libro.
Build it now. Socialism for the twenty - first century de Michael Lebowitz, 2006, Monthly Review Press, New York, pp. 127. Construyámoslo ahora. El socialismo para el siglo XXI, 2007, Centro Internacional Miranda, Caracas, pp. 115.

Víctor Isidro Luna

El objetivo de este libro es mostrar que un socialismo en donde tanto las decisiones como la supervisión de los asuntos económicos y políticos sean tomados realmente por todos los afectados es una alternativa posible a todos los problemas que ha engendrado la economía capitalista, es decir, la explotación, la pobreza, el desempleo, la desigualdad, la desilusión y el deterioro del medio ambiente. El autor menciona que en el capitalismo lo que se busca es obtener una ganancia no importando los efectos nocivos que se tenga sobre los seres humanos ni sobre el medio ambiente. A su vez revindica la importancia de la construcción de una alternativa socialista y habla de la experiencia que sobre esto se ha dado en la República Bolivariana de Venezuela en los últimos 9 años. Así para demostrar lo anterior, el autor aborda los siguientes aspectos:

1) La economía capitalista se basa en la explotación en donde lo que se busca es obtener una ganancia pero no satisfacer las necesidades de los seres humanos. Estos se demuestra tanto en la producción como en la circulación de mercancías.
En la producción de mercancías esto se explica de la siguiente manera: la inmensa mayoría de los seres humanos en la actualidad para vivir tienen que vender su fuerza de trabajo a un capitalista ya que no tienen medios de producción propios. El trabajador recibe a cambio un salario que es el precio de su fuerza de trabajo y con el cual puede comprar las mercancías necesarias para sobrevivir pero que no es todo el producto de su jornada laboral. La jornada laboral de un trabajador se descompone en dos i) en un determinado tiempo el trabajador produce sus medios de subsistencia, ii) en la otra parte de la jornada laboral produce la ganancia del capitalista. El autor nos habla de que la lógica capitalista consiste en que el trabajador trabaje cada día menos para sí mismo y más para el capitalista. Para ello el capitalista puede aumentar la jornada laboral, la intensidad del trabajo, pagar bajos salarios, pero también puede reducir el tiempo en el que el trabajador produce sus medios de subsistencia mediante el uso de tecnología. El uso de tecnología no sólo puede disminuir el tiempo de trabajo necesario en el que el trabajador produzca sus medios de subsistencia sino también tiene el efecto nocivo de crear desempleo.
En la esfera de la circulación, las mercancías se tienen que vender, así los capitalistas obtendrán su ganancia, para ello en lugar de satisfacer las necesidades más elementales buscan crear necesidades superfluas o como dice el autor “propagar necesidades inexistentes”.

2) El objetivo del capitalismo no es satisfacer las necesidades de los seres humanos y las teorías económicas que lo sustentan así lo demuestran. Para escuela neoclásica y el neoliberalismo el individuo y la propiedad privada son lo más importante, la sociedad es una suma de individuos y por medio del mercado todos nos beneficiamos de las transacciones que realizamos. La alternativa keynesiana no es opción ya que fue desarrollada para evitar crisis económicas como la de 1929 y no coloca en el centro el desarrollo pleno de todos los seres humanos. Su propuesta para combatir la crisis: el aumento del gasto gubernamental, puede elevar los salarios y los servicios brindados por el Estado (como la salud y la educación) pero también causar muerte cuando se hace por la vía del incremento del gasto militar.

3) En la sociedad capitalista los seres humanos son mercancías que se relacionan sólo mediante ellas; por tanto el conocimiento relevante de las mercancías sólo es el precio. No nos importa saber algo de las personas que las produjeron sino cuánto cuestan. El autor nos dice que en una sociedad socialista el conocimiento que nos debe interesar tiene que ser diferente al del capitalismo en dos cosas: i) nos deben importar las necesidades de las personas, no para mejor explotarlas, como se hace en el capitalismo, sino para ayudarlas a desarrollar plenamente sus capacidades:

“Pensemos en otro tipo de conocimiento - un conocimiento basado en el reconocimiento de nuestra unidad, un conocimiento basado en un concepto de solidaridad. Es un conocimiento diferente cuando estamos concientes de quién produce para nosotros y cómo lo hace, cuándo nosotros entendemos las condiciones de vida de lo otros y como podemos contribuir a satisfacer sus necesidades. Un conocimiento de este tipo nos coloca inmediatamente como seres humanos dentro de la sociedad, nos da una comprensión de las bases de nuestras vidas. Es inmediatamente un conocimiento directo social porque no se puede comunicar a través de un medio indirecto como el precio”.

ii) el conocimiento no debe ser usado no para obtener una ganancia sino que deber ser compartido para así mejorar la productividad de una economía.

4) Se pregunta: ¿Hay una alternativa al capitalismo? ¿Hay una alternativa a la explotación y a la miseria? ¿Hay una alternativa a que los seres humanos y la naturaleza sean tratados como medios para conseguir una ganancia?

El autor responde que desde los inicios del capitalismo hubo oposición a las transformaciones causadas por éste, habla de la utopía de Tomas Moro, de los intentos de cooperativismo en el siglo XIX - donde la construcción de una isla socialista en medio de un mar capitalista era el objetivo- hasta la idea de una asociación de productores libres de Karl Marx:

“En la sociedad de productores asociados que Marx imaginaba, el desarrollo multidimensional de las personas estaría basado tanto a la «subordinación de su productividad social y comunal como a su riqueza social». El incremento de la productividad no se produciría a expensas de los trabajadores; sino que se traduciría en la satisfacción de necesidades y, simultáneamente, en la posibilidad de acceder a más tiempo libre - el cual podría ser dedicado al desarrollo artístico, científico (...) Todas las fuentes de riqueza cooperativa fluirían más abundantemente y los productos de esta sociedad de productores libremente asociados serían seres humanos capaces de desarrollar totalmente sus capacidades dentro de la sociedad humana”

Y la manera en que esto se logra es la siguiente:

“Vean lo que los trabajadores están haciendo, decía Marx. A través de sus propias luchas para dar respuesta a sus necesidades ellos revelan que la batalla por la nueva sociedad se conduce luchando dentro del capitalismo, en vez de buscar la solución fuera de él. En esas luchas, los trabajadores reconocen sus intereses comunes, llegan a comprender la necesidad de unirse contra el capital (...) Marx insistentemente señalaba que el proceso mismo de lucha es un proceso que producía gente transformada: luchando por sus necesidades: «las trabajadores adquieren una nueva necesidad - la necesidad de la sociedad - y lo que aparece como un medio se transforma en un fin». Se transforman a sí mismas en sujetos capaces de cambiar el mundo”

5) De la idea del socialismo se tiene que pasar a la practica y para ello hay que tomar en cuenta lo siguiente: i) ganar el control del Estado por la vía democrática (como el fue el caso de la República Bolivariana de Venezuela), ii) que los efectos causados por la sociedad capitalista no se cambiaran inmediatamente, al inicio, los seres humanos de la sociedad socialista tendrán defectos, iii) que la única forma de hacer cambios es a través de la propia actividad, es decir, haciéndolo, iv) cambiar el significado de producir, producir no significa hacer mercancías sino el desarrollo pleno de los seres humanos, v) que el socialismo en cada país debe ser construido atendiendo a sus características particulares, es decir, sus diferentes correlación de fuerzas, sus diferentes personajes históricos, etc.

6) En esta sociedad socialista la participación de la sociedad en la toma de decisiones y la gestión de las empresas por parte de los trabajadores serían su principales características. No obstante, eso no significa la ausencia de problemas. El autor aborda los problemas que hubo en la autogestión de las empresas yugoslavas en la décadas de los sesenta y setenta, tales como la división del trabajo, la competencia entre empresas, la eficiencia de las empresas, la responsabilidad hacia los desempleados, jubilados, etc.

7) El autor señala que varios de los rasgos socialistas se encuentran en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en donde desarrollar plenamente el potencial de todos los seres humanos es el objetivo. En donde lo que se trata es de construir nuevos sujetos:

“Se trataba, también, de una concepción de los nuevos sujetos bolivarianos produciéndose a sí mismos a través de su propia actividad - tanto en la esfera política («la participación del pueblo en la elaboración, implementación y supervisión de la gestión de los asuntos públicos es el camino imprescindible para lograr la participación y asegurar el desarrollo, tanto como personas como en colectivo»), como en la esfera económica («autogestión, cogestión, cooperativas de todo tipo, incluyendo las que tienen un carácter financiero, fondos de ahorro, empresas comunitarias y otro tipo de asociaciones que tienen como guía los valores de cooperación mutua y solidaridad»). Esta es una nueva constitución que exige una «sociedad, democrática, participativa y protagónica»; una constitución cuyo principio es el desarrollo pleno de los seres humanos como sujetos basados en su participación activa, consciente y conjunta en los procesos de transformación social encarnados en los valores que son parte de la identidad nacional”

También analiza el camino seguido por Venezuela hasta ahora: su dependencia del petróleo, el disfrute de la renta petrolera por los partidos políticos al margen de la población, la imposición de medidas neoliberales en la década de los ochenta y la rebelión popular del caracazo, hasta la elección democrática de Hugo Chávez en 1998.

A partir de ahí el autor señala el paso lento tomado por el presidente electo, su creencia en una tercería vía Después vinieron el fallido golpe de Estado de abril de 2002, el paro patronal en 2002-2003 y el referéndum revocatorio de 2004. Todo ello describe cómo la sociedad venezolana mediante la lucha se ha ido transformándose a sí misma:

“Y también se entendió que este desarrollo endógeno radical implica una transformación de igual magnitud de las relaciones de producción de la sociedad. Con nuevas relaciones basadas en los principios de cooperación, la solidaridad, la democracia protagónica y la propiedad colectiva, la pobreza podría ser derrotada. No se puede erradicar la pobreza, Chávez insistió, sin dar poder a los pobres”

Así, lo que ahora busca el socialismo del siglo XXI es un sistema comunal de producción y consumo. En la producción esto está representado en la Empresa de Producción Social (EPS) y los Consejos Comunales. Así decía el presidente Hugo Chávez

“Tenemos que crear un sistema comunal de producción y consumo...Recordemos aquello que decía Arquímedes: denme un punto de apoyo y moveré el mundo. Este es el punto de apoyo para mover el mundo hoy”.

(PDF) 26 KB


^^^
Este sitio Web es albergado por el servidor independiente y autogestionado |DOMAINE PUBLIC|,
u es realizado con el sistema de publicacion |SPIP|, bajo LICENCIA DE SOFTWARE LIBRE (GPL).
.